Pequeñas almas desconectadas

Categorías Diario

Nuestras pequeñas almas desconectadas
de aquello que sentimos dentro.
Caminamos hiriendo corazones ajenos
porque no podemos soportar el nuestro.

Almas pequeñas, que no se atreven a amar
Que como una abeja van probando el néctar.
Dejando una muestra de aquel gran sabor
que muchos llaman amor.

Entramos en castillos ajenos, desordenamos
y nos vamos, sin dar la llave del nuestro.
Mientras que otros abrimos las compuertas
soltamos las murallas, mostramos el cielo.

Estamos rodeados de almas pequeñas
como el brillo de una vela a punto de apagarse
aferrándonos a esa luz que se extingue.
Atándonos a un futuro que no va a cumplirse.

1 pensamiento en “Pequeñas almas desconectadas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *